La impresión 3D conquista las aulas de enseñanza

Ya no son un invento futurista ni tampoco un producto cuyo coste limite su uso a quienes ostenten un alto poder adquisitivo. Actualmente, la impresión 3Dconquista las aulas de enseñanza convirtiéndose en un elemento más en el ámbito de la educación, como los libros, la pizarra o los ordenadores.

Su presencia gana terreno en los centros de enseñanza, desde la educación primaria y secundaria hasta centros de enseñanzas superiores, Universidades e incluso escuelas especializadas y centros de innovación. Es el motor que te ayuda a generar clases interactivas, así como mecánicas y técnicas, en las que la creatividad parece no hallar límites.

¿Cómo se utiliza la impresión 3D en educación?

La impresión 3D en educación es ya una realidad. Los educadores han logrado introducirla en la dinámica del aula como una herramienta más, considerada desde una perspectiva pedagógica. Su integración te servirá para hacer del aprendizaje algo más ameno, mientras inspiras la creatividad de los más jóvenes.

La digitalización y la tecnología tan avanzadas como las que representan una impresora 3D obligan a que la educación evolucione a una velocidad mayor. Estados Unidos ha sido uno de los primeros en apostar por su inclusión en las aulas, y cada vez somos más los países que seguimos su ritmo, como en España, donde cada vez más centros de enseñanza siguen esta tendencia.

Experiencias educativas con una impresora 3D

El potencial de la educación con impresión 3D ha sido aprovechado ya por países como Japón, que inició hace algunos años experiencias en escuelas de primaria; no en vano es uno de los países que mayor inversión realiza para que la infancia descubra la tecnología. Como resultado, niños de corta edad de un colegio de Tokio pudieron acceder a un curso de impresoras 3D para modelar animales imaginarios. ¿No te parece increíble?

Debes saber que en España no faltan ejemplos del uso de este avance tecnológico en distintos centros educativos. Sin ir más lejos, desde INTECH3D ya hemos colaborado con varios centros y entidades formativas para enseñarles todas las ventajas de la impresión 3D, formar a los profesores y aplicar algunas de las mejores impresoras en sus clases.

Algunos ejemplos de ello son la Universitat de Lleida, donde colaboramos en una de las asignaturas del Máster en Ingeniería Industrial; Institutos de Secundaria y Escuelas de Primaria donde hemos impartido conferencias explicando los beneficios de la impresión 3D; Ferias como Yomo Barcelona o la Ciència al carrer de Lleida, centradas en las nuevas tecnologías aplicadas en el sector educativo; e incluso las formaciones impartidas a los profesores de Ciclos Formativos a través del ICE (Institut de les Ciències de l’Educació de la Universitat de Lleida).Además, también hemos trabajado con muchas Universidades del país para integrar en sus clases impresoras 3D Ultimaker, consideradas las más adecuadas para el sector educativo. Entre nuestros proyectos, podemos destacar:

Además, también hemos trabajado con muchas Universidades del país para integrar en sus clases impresoras 3D Ultimaker, consideradas las más adecuadas para el sector educativo. Entre nuestros proyectos, podemos destacar:

  • La Universitat de Lleida (UdL), la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad Rey Juan Carlos y la Escuela Monlau Competición, donde instalamos impresoras 3D Ultimaker 3.
  • En la Universitat de Girona (UDG) y la Universitat de Barcelona (UB), hemos instalado los modelos de impresora 3D Ultimaker S5. 
  • Y finalmente, en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), hemos integrado una gran variedad de impresoras para formar a sus alumnos, a través de las impresoras 3D Ultimaker 3, Ultimaker S5 y Ultimaker 3 Extension.

Con todo ello, seguimos trabajando para acercar la impresión 3D al sector educativo de la mejor forma posible.

Beneficios de la impresión 3D en los centros educativos

Son numerosos beneficios los que conlleva la presencia de impresoras 3D en los centros educativos, tanto para la propia dinámica de la enseñanza como para los estudiantes que, como ya has visto, comienzan a emplearlas desde épocas tempranas. A continuación te hablamos de algunos de ellos.

  1. Desarrolla la creatividad
    Especialmente cuando hablamos de los más pequeños, introducir este tipo de tecnología en las clases de Educación Primaria y Secundaria contribuye a desarrollar la creatividad y la imaginación del alumnado desde sus primeras interacciones. Es un modo de aprender sin limitaciones, al tiempo que te diviertes materializando proyectos más allá del papel.
  2. Fomenta el trabajo en equipo
    Niños y jóvenes descubren las ventajas de un trabajo colaborativo en lugar de competitivo. Con la implementación de una impresora 3D en Escuelas de Primaria o Institutos de Secundaria, los alumnos aprenden a realizar labores en equipo mientras desarrollan actitudes de socialización.
  3. Ayuda a pensar a un nivel superior
    Si las limitaciones de otra época ya no existen, los jóvenes dejan volar su imaginación y la capacidad de construir nuevas cosas. Especialmente cuando aplicamos impresoras 3D en Institutos de Secundaria, Universidades y Escuelas especializadas, se les otorga a los estudiantes una nueva forma de resolver problemas.
  4. Incrementa la motivación
    Si las clases dejan de ser un lugar en el que tomar apuntes y seguir, lección tras lección, los libros de enseñanza, la motivación de los estudiantes irá en aumento. Potenciará sus ansias de aprender y desarrollar nuevos conocimientos. Ya sea en alumnos mayores o más pequeños, todos se sienten más motivados gracias a la aplicación de impresoras 3D en sus clases, generando así un espíritu emprendedor.
  5. La impresora 3D facilita tu trabajo como profesor
    Los beneficios no son solo para los alumnos: los docentes también pueden explicar asignaturas tan diversas como ciencias e ingeniería con la utilización de esta nueva tecnología. Es la cómplice ideal para generar mapas, personajes y objetos de nueva creación, haciendo las clases mucho más dinámicas y siendo un gran soporte para un mejor aprendizaje de los estudiantes.

En realidad, existen una multitud de beneficios cuando hablamos de la impresión 3D en el sector educativo, pues es una herramienta con grandes posibilidades, que puede ayudar a los alumnos a mejorar sus conocimientos y su capacidad de innovación de una forma práctica y dinámica, a la vez que aprenden de las nuevas tecnologías y pueden desarrollar nuevos conocimientos en este campo. Una vez más, la impresión 3D gana en las ventajas que ofrecerle al sector educativo.

¿Cómo se llegarán a usar las impresoras 3D en la educación?

Aunque atreverse a aventurar el futuro de un elemento como la impresión 3D en un ámbito concreto es muy complicado, dados los avances que se producen en un mundo en constante evolución tecnológica, el ejemplo de países más avanzados permite augurar una mayor presencia en las aulas. Estados Unidos las ha insertado en colegios y facultades. Y las otras naciones seguimos su estela.

Sus múltiples beneficios parecen asegurar su continuidad y una mayor utilización, como ha ocurrido en las últimas décadas con los ordenadores, pues ya nadie concibe un centro de enseñanza sin ellos.

Otros sectores en los que progresa la impresión 3D

El ámbito de la educación no es el único en el que la impresión 3D gana cada vez más protagonismo al amparo de sus múltiples ventajas. Te adelantamos que lo mismo ocurre con los sectores de la fabricación, arquitectura, joyería y medicina.

Realizar prototipos arquitectónicos es una de las utilidades que se han convertido en una realidad desde hace tiempo. Gracias a la impresión 3D puedes mostrar los proyectos en fases muy tempranas al cliente. Además, reduce costes y tiempos de fabricación.

Logras esa misma rapidez en el campo de la joyería, donde puedes elaborar moldes e innovar a una mayor velocidad. De esta forma, el lanzamiento de nuevas creaciones también se realiza en un tiempo menor.

En medicina, los beneficios son claros en la fabricación de prótesis, así como de material quirúrgico personalizado. Los medicamentos 3D comienzan a ser, igualmente, una realidad.

Este tipo de impresión multiplica sus avances en el sector de la fabricación asociado a los más diversos campos. Se produce una auténtica revolución industrial que no parece tener freno. Es la solución soñada por infinidad de empresas que necesitan crear sus propios elementos y piezas de manera personalizada y en un corto periodo de tiempo. Su éxito promete extenderse a cada vez más sectores.

Un futuro prometedor para la impresión 3D en la educación

En resumen, a medida que los docentes profundicen en el conocimiento de la impresión 3D y este tipo de tecnología abarata su coste, su presencia será aún mayor en los centros educativos de cualquier rincón del planeta. Es una tendencia al alza, pues sus beneficios son más que notables y no se puede renunciar a su utilización en la enseñanza. Su desarrollo se dibuja más que prometedor para cuantos apuesten por incluirla en los programas educativos de cualquier curso lectivo, desde primaria hasta la universidad. Y así, el futuro ya toma asiento en los pupitres de las aulas.

Deja un comentario