¿Cuál es la mejor impresora 3D para cada negocio?

La impresión 3D o fabricación aditiva en las empresas les permite crear nuevos productos, mejorar los antiguos o evolucionar en sus procesos. Por eso, es cada vez más frecuente que los diferentes negocios quieran contar con su propia impresora 3D y hayan aceptado su incorporación como una parte fundamental de su desarrollo. Pero para poder beneficiarse al máximo de una impresora 3D, es necesario hacer una correcta selección de ellas. Existen muchas impresoras 3D actualmente en el mercado y es importante diferenciar cada una de ellas para saber cuál es la mejor en función de cada empresa, cada sector, y cada objetivo a la hora de imprimir en 3D.

Claves para comprarte la impresora 3D ideal

Si tienes la decisión de comprar una impresora 3D para tu negocio, este artículo va a interesarte porque a la hora de comprar pueden surgir muchas dudas si no se conoce bien este sector. 

Realmente existe una gran variedad: impresoras FDM (que usan termoplásticos y crean piezas resistentes), SLA (usan materiales como la resina), CFF, DLP y otras tecnologías más. La más vendida y distribuida en el sector industrial es la FDM, ya que tiene un precio económico y es muy accesible para las empresas. Además, el material que emplea para la fabricación de los productos es de lo más barato que existe. 

Además del precio, una de las principales características que has de mirar es si tiene cama caliente o no. La cama caliente es un elemento de las impresoras para dar temperatura a los flamencos y garantizar la calidad de impresión. Este elemento permite aumentar la variedad de materiales usables en las impresiones. 

Otro elemento fundamental para elegir la mejor impresora 3D es la calibración asistida, que te permite realizar la calibración de tu impresora de forma fácil sin tener que hacerla de forma manual con hojas de calibración. 

Actualmente, existen impresoras de uno y dos cabezales. Poder disponer del doble cabezal nos permite fabricar geometrías complejas y distintas gracias al material PVA (hidrosoluble). Este material permite que una vez acabada la fabricación no tengamos que dedicarle ningún proceso manual para extraerlo, ya que se disuelve con agua. 

Muy importante también, es considerar la calidad de la impresión. Has de analizarlo con detenimiento y buscar alguna con capas de resolución muy bajas, es decir, que sea capaz de imprimir al mínimo detalle. 

Por último, la velocidad de impresión es un parámetro que debe adaptarse a tu negocio. Cada modelo ofrece su propia velocidad de impresión y debes elegir una que se adapte a los objetivos de tu empresa, cumpliendo además con los otros factores ya mencionados.

Características de las mejores impresoras 3D

A continuación, te explicamos las mejores impresoras 3D que podemos encontrar actualmente y algunas de sus características más importantes:

– Ultimaker 

Estas impresoras poseen diferentes modelos, pero lo que es común a todas es que tienen una capacidad de impresión excepcional y son muy sencillas de utilizar y configurar. También hay que destacar que no es especialmente barata, pero su tiempo de impresión puede ser relativamente rápido en comparación con otras marcas. 

Ultimaker se caracteriza, después de varios años en el mercado, por ser una de las máquinas más fiables que existen en el sector de la impresión 3D. Una de sus principales motivos es que trabajan mediante un sistema de Active Leveling, que consiste en realizar automáticamente la nivelación activa al comienzo de una impresión, para crear una primera capa confiable.

Entre todos los modelos disponibles, destacan la Ultimaker S3 y la Ultimaker S5: estas dos impresoras 3D cuentan con 2 cabezales de impresión, un sistema de extrusión que va desde 0,25 mm hasta 0,8 mm, una cama de impresión con nivelación activa y un sistema de detección de material con escáner NFC: Características que no encontramos en los modelos Ultimaker inferiores y que son de gran utilidad a la hora de utilizar nuestra impresora 3D. Los equipos realizan impresiones sin apenas mantenimiento y pueden imprimir con una gran variedad de materiales, desde prototipos plásticos hasta plásticos de ingeniería de gran resistencia. Cabe destacar que los equipos son de filamento abierto, es decir, podemos trabajar con materiales de terceros y se puede controlar por una pantalla táctil o un smartphone.

Y en cuanto a la Ultimaker S5, permite crear piezas a escala con un buen acabado, lo que la hace comparable a un sistema industrial, además de tener el mayor volumen de impresión gracias a su plataforma de 330 x 240 x 300 mm.

 

– Formlabs 

Es muy sencilla de monitorizar y configurar, su soporte se extrae con facilidad y admite una amplia selección de materiales de resina, al tratarse de un equipo de tecnología SLA. Por contra, habría que destacar que tiene un consumible elevado de precio, no es compatible con materiales de terceros y su sistema es más complicado de mantener. Si se busca una impresora de resina profesional y alta eficacia, Formlabs es la adecuada. Reduce la fuerza de despejado durante la etapa de separación en la fabricación aditiva o por capas, lo que facilita la limpieza de las piezas y la reducción del coste de la mano de obra. Ofrece una gran selección de materiales y dispone del modelo Form 3 con un volumen de construcción de 145 × 145 × 185 mm y su versión de gran formato Form 3L que tiene una plataforma de impresión de 335 × 200 × 300 mm.

Para concluir podríamos decir que Formlabs es de las marcas de impresoras 3D más utilizada en los sectores de joyería y dental, por su alta precisión y resolución. De todos modos, también complementa a sectores industriales que buscan excelentes acabados en sus componentes. 

– Dremel 

Su relación calidad-precio es excelente, tiene un filtro de carbón activo y está cerrada completamente. Por contra, suele necesitar configuración manual y tanto su firmware como su software son restrictivos. El caso de la Dremel es singular, porque puede imprimir piezas con mucho detalle a partir de distintos materiales. Cuenta con un sistema de nivelación semiautomático que facilita la configuración del equipo sin problemas. Gracias a la cama de impresión extraíble se pueden extraer piezas de la impresora con sencillez y puede imprimir con varios materiales, aunque necesita una modificación para utilizar materiales de terceros.

– Makerbot

Tiene un software muy intuitivo y realiza impresiones de gran calidad. Como inconvenientes hay que destacar su precio, su software limitante y que no es compatible con filamentos de terceros. 

La Makerbot, por su parte, no tiene una cama climatizada y no es compatible con materiales de terceros, por lo que la impresión con ella está muy limitada. No obstante, produce piezas con una calidad entre buena y excelente.

– Original Prusa i3 K3S

No cuenta con conectividad wifi y el diseño de sus controles puede resultar anticuado. En cambio, tiene grandes beneficios como su gran relación calidad-precio, que es una de las impresoras 3D más silenciosas y que tiene una gran calidad de construcción.

Por su parte, la Prusa i3 MK3S Original es la impresora de bastidor abierto más silenciosa del mercado. Funciona a la perfección con prototipos plásticos como ABS o PLA, pero tiene problemas para utilizarse con materiales de ingeniería, por lo que sus aplicaciones están limitadas.

Otro inconveniente a destacar es que es un equipo que no viene ensamblado, así que tendremos que dedicarle unas horas a montarla. 

 

– LulzBot Mini 2

Como la anterior, tampoco cuenta con conectividad wifi y su volumen de compilación es limitado. Pero hay que destacar que permite imprimir fuera de la caja y que tiene un diseño transportable y rígido. 

La Lulzbot Mini 2 apenas requiere configuración, su controlador permite la impresión autónoma y la calidad de las impresiones es muy alta. Es perfecta para quien busca contar con una impresora 3D sin un objetivo demasiado concreto.

¿Y cuál es la mejor impresora 3D para cada caso?

En función de las necesidades y los campos en los que se vayan a utilizar, se puede hacer una clasificación muy interesante de las impresoras 3D:

  • Las mejores impresoras 3D para empresas y profesionales: Ultimaker y Formlabs. 
  • Las mejores impresoras 3D para el sector educativo: Ultimaker, Makerbot y Dremel.
  • Las mejores impresoras 3D para el hogar o empresas principiantes: Original Prusa i3 MK3S y Lulzbot Mini 2.

Tabla comparativa con las características de cada impresora 3D

A continuación, queremos detallarte las distintas características de las impresoras 3D ya mencionadas, para que puedas compararlas mutuamente:

Ya ves que cualquier detalle es importante a la hora de comprar una impresora 3D. Recuerda que es una inversión importante para tu negocio y la decisión ha de basarse, en gran medida, en el uso que vayas a darle a la máquina.

Y aunque existen muchas más características a tener en cuenta antes de elegir la mejor impresora 3D para tu negocio, esperamos que con este artículo tengas un poco más claro cuál es la impresora que más se adapta a las necesidades de tu empresa. Y si necesitas más información, no dudes en contactar con INTECH3D y dejarte aconsejar. Los equipos realizan impresiones sin apenas mantenimiento y puede imprimir con una gran variedad de materiales, desde prototipos plásticos hasta plásticos de ingeniería de gran resistencia. Cabe destacar que los equipos son de filamento abierto, es decir, podemos trabajar con materiales de terceros y se puede controlar por una pantalla táctil o un smartphone.

 

Deja una respuesta